A  B  D  E   G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V 









© Derechos Reservados
Departamento de Tecnología
Web y Multimedia
Dirección de Tecnología de la Información y Comunicaciones
Universidad Tecnológica de Panamá

Última Actualización:
- 2012
-



Alberto Moreno Restrepo

Correo electrónico: bmorenor28@hotmail.com
Teléfono: 260-97-01
Celular: 6613-5659

FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO:
Nació en México, DF el 28 de noviembre, 1946.

TITULOS ACADÉMICOS:
Doctor en Medicina. Cirugía Plástica y Reconstructiva

EXPERIENCIA PROFESIONAL O TRABAJO ACTUAL:
Presidente de la Sociedad Panameña de Cirugía Plástica por dos periodos; Presidente del Consejo de Ética de la Sociedad Panameña de Cirugía Plástica; Jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Complejo Hospitalario. Director Médico y Coordinar Nacional de Operación Sonrisa.

Actualmente Jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Especialidades Pediátricas. Miembro del Consejo Editorial de la revista Lotería.

LIBROS, CUADERNILLOS Y FOLLETOS PUBLICADOS:
El Hombre olvidado
(Editorial Norma, Panamá, 2009), Una mujer llamada Anayansi (Ediciones KOLAB, 2010), Desde la arena al Sol (Alfaguara, Panamá, noviembre 2011
).

DESCRIPCIÓN TEMÁTICA DE ALGUNOS LIBROS:

Desde la arena al Sol (novela histórica, 2011). La obra se centra alrededor de 1,500 años AC, en el Egipto faraónico. Masud, el personaje principal, regresa a su tierra luego de años de ausencia. Allí se reúne con su viejo amigo y esclavo Kipi, quien compra una casa para su Señor, que pertenecía a la realeza. Por medio de esa compra, llega a conocer a la madre del faráon, Elkessid, con quien inicia una relación amistosa. Con el tiempo, la presencia de Masud se hace asidua en el palacio. Al morir su hijo, el faraón, Masud es llamado para solicitarle ayuda. Por un descuido, se descubre que Masu tiene un tatuaje idéntico al del padre del faraón y su hijo, con lo que Elkessid descubre que su hijo muerto en realidad aun vive. Masud es coronado faraón y allí empieza la aventura que lo llevará todos los rincones de Egipto.

Se casa con Naara, una mujer plebeya, y juntos inician una nueva era para el país. Combaten intrigas, guerras; traiciones por una persona allegada a ellos que deseaban usurpar el trono. Al final, después de describir momentos y maneras de vivir de la gente común, sus dioses, sus calles, tabernas, su religión y su influencia en el poder, Naara fallece. Con su desaparición Masud pierde el interés y deja que su hijo Neferke tome las riendas del gobierno. Al final admite que el tatuaje en su hombro fue creado para subir al trono.


Una mujer llamada Anayansi (novela histórica, 2010). ¿Ha sido la Historia Universal justa con el papel de las mujeres? ¿Se les ha dado la importancia que realmente merecen? ¿Cuántas veces leemos que los paladines de los descubrimientos y conquistas han sido los hombres, y ninguna mujer? Ellas, por negligencia o por omisión histórica, han quedado en segundo plano. Muchas, muchísimas veces. Es más, ha sucedido casi siempre, excepto por muy contadas excepciones. Anayansi es una de ellas. Fue una indígena, una mujer enamorada, que abrió su corazón al conquistador rubio con su armadura de escamas de acero, recién llegado para llenarse de gloria en el Istmo de Panamá, cuando los indígenas aún idolatraban a sus dioses y los truenos eran sus voces. Ella, sin querer, o sin percibirlo, cambió la Historia Universal.


El Hombre olvidado (novela histórica, 2009). La edad media francesa ha sido tema de múltiples escritores, tanto de novela como de historiadores. Es así, porque fue una época rica en historia y vivencias, ilusiones y desencantos. Un espacio de tiempo en que se iniciaron cambios radicales para la Humanidad, dejándose atrás viejos conceptos y desigualdades. En El Hombre Olvidado se abarcan esos temas.

Trata sobre Jacques Desprez, un francés, que en 1681 fue encarcelado injustamente en la cárcel de Beynac, al sur de Francia. Con apenas diez años de edad, vio su vida truncada por el simple hecho de haber golpeado sin querer con una piedra mientras jugaba al conde Mirabeau, un aristócrata petulante, egocéntrico y malvado, quien sin miramientos lo condena a sobrevivir en una de las peores cárceles de la época. Allí se inicia su tormento. Olvidado por las leyes y alejado para siempre de su familia, que fue exiliada bajo el pretexto de ser protestantes, cae en cuenta de que su supervivencia dependerá en que aprenda a ser fuerte.

A la cárcel llega un joven llamado André, quien con el tiempo llegará a ser una persona muy importante en su vida. André le propone escapar, pero Jacques decide esperar a que la justicia lo libere. André logra escapar y con el tiempo se une a Cavalier, uno de los defensores del protestantismo. Con él se une a los “camisards” y liberan batallas en defensa de los protestantes. Al enterarse de que pronto habrá una invasión a Toulon, donde está Beynac, André decide regresar aprovechando la confusión que habrá para liberar a su amigo Jacques. Para lograrlo, a propósito comete un delito leve y es enviado a la misma celda donde estuvo. Al oír los primeros cañonazos, aprovecha la confusión para ir a buscarlo en las mazmorras, donde se encontraba desde hacía años.

Lo encuentra en condiciones terribles, apenas capaz de valerse por sí mismo, lastimosamente avejentado, enfermo, sucio, lleno de piojos y con una barba que le llegaba hasta la barriga. Lo logra sacar y se lo lleva a otra ciudad, donde será bañado, cuidado y alimentado por Colette, la mujer de André. Con el tiempo recupera sus fuerzas y decide unirse a Cavalier y a los “camisards”. Con Hervé, un viejo guerrero, encargado de enseñarle a los novatos el arte de la defensa y el uso de la pólvora, aprende a manejar la espada. Durante su entrenamiento, Colette le presenta a Nanou, de quien queda enamorado. Una mujer inteligente, adelantada a su época, que defiende sus creencias y critica a la monarquía como a la Iglesia, por sus manipulaciones y avaricia.

Jacques participa en batallas contra la soldadesca del reino y las ganan. Un día decide regresar a su aldea, con la intención de encontrar a su familia perdida. No encontró a ninguno, la mayoría de los conocidos habían fallecido en manos de los soldados. Nadie recordaba su apellido ni a su familia. Su apellido había sido borrado del mapa local. Desconsolado, abandona el lugar para nunca regresar.

Después de la muerte de Luis XIV, el Edicto de Nantes fue restaurado y cesó la guerra. Jacques se dedica entonces a escribir sus memorias: “Así me siento: con las manos temblorosas y ansiosas por escribir. Tanto me tiemblan, que la gota de tinta se escapa de la punta de mi pluma de ave y salpica el papel”.

Durante una visita de André y Colette a su casa, le menciona saber el paradero del odiado conde Mirabeau. “De todos mis recuerdos, ése es el más miserable. Más infame que el peor de mis días en prisión”. Acompañado por André, se dirigen hacia Saint-Cyr, donde vive Mirabeau. “Unas semanas después, el conde giró instintivamente sobre sus talones para ver quién había mencionado su nombre. Con palidez cenicienta abrió la boca para gritar, pero sus gritos quedaron ahogados cuando la espada siseó el aire y cayó rebanado su cuello que sonó a huesos quebrados y su cabeza rebotó llena de sangre sobre la hierba. Parecía apuntar su última mirada hacia el hombre que le había quitado la vida”.

Es una historia de soledad, de injusticias, de valentía, de amor, de libertad de pensamientos y culto, de superación.


Ver lista de escritores