A  B  D  E   G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V 









© Derechos Reservados
Departamento de Tecnología
Web y Multimedia
Dirección de Tecnología de la Información y Comunicaciones
Universidad Tecnológica de Panamá

Última Actualización:
- 2018
-



Andrés Villa

FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO:
Nació en Panamá ciudad de Panamá 29 de mayo de 1950

PREMIOS, BECAS U OTRAS DISTINCIONES NACIONALES O
INTERNACIONALES:

Ganador de la primera mención del Concurso Maga de Cuento Breve en el 2004, con el “Baile del Loco”.

EXPERIENCIA PROFESIONAL O TRABAJO ACTUAL:
Ha laborado en el Departamento de Relaciones P úblicas del Instituto Panameño de Turismo, en el Departamento de Relaciones Públicas de Aventuras 2000, del Club de Corredores del Istmo, Departamento de Relaciones Públicas de la Unión de Triatlón de Panamá, Departamento de Relaciones Públicas de la Feria Anual Expomanualidades.

Ex alumno del Diplomado de Creación Literaria de la Universidad Tecnológica de Panamá,2003.

Ha publicado  minicuentos  en diarios como La Prensa y El Panamá América. Así como es el escritor del reportaje turístico mensual de la Revista Selecta publicada en Panamá y de la  revista Internacional Destinos.

LIBROS, CUADERNILLOS Y FOLLETOS PUBLICADOS:
Novela: La nueve (Panamá, 2007),
Perdedores (Panamá, 2009),Correoso. Arrabal ardiente (Panamá, 2012), Runnerls el verdugo del yankee strip (Panamá, 2012), 9 de enero la novela (Panamá, 2013).

DESCRIPCIÓN TEMÁTICA DE ALGUNOS LIBROS:

9 de enero la novela (novela, 2013). Podemos leer en la contraportada del libro lo siguiente: "Un hombre del pueblo y "de pueblo" como el escritor Andrés Villa nos regala, en las cercanías del cincuentenario de los funastos hechos del 9 de enero de 1964, una novela homónima, que tiene como propósito sacudir la conciencia de una nación y poner en perspectiva la valoración que hace de su historia. Rodolfo De Gracia Reynaldo, Académico de la Académia Panameña de la lengua...".

 

 


Runnerls el verdugo del yankee strip (biografías, 2012). Podemos leer en la contraportada del libro lo siguiente: "Ni bendito ni maldito, algunos dicen que fue un personaje de su época. Ran Runnels, un Ranger de Texas a la que una empresa de Nueva York a mediados del siglo XIX le dio la tarea de limpiar de bandoleros el Yankee Strip, un importante camino enter dos mares, que atravesaba el istmo de Panamá, la parte más estrecha del continente americano.

Eran tiempos en que los ataques a los viajeros se castigaban con la muerte. Runnels armado con sus pistolas Colt y con sogas que terminaban en un fatídico lazo corredizo colgó a una cantidad de bandidos que con los años siguen aumentando.

Una nueva ciudad constrida para que sirviera de terminal a una línea de tren, el fabuloso Río Chagres, y a sus orillas un poblado sin Dios ni Ley del que salía un camino colonial formado por cruces de piedra que terminaba en la siempre importante ciudad de Panamá. Estos elementos sirven de escenarios para las aventuras de un vaquero en una infernal selva plagada de peligros.

Un libro que busca rescatar de las brumas de las leyendas relacionadas con el Canal de Panamá a un personaje al que algunos historiadores lo visten con la aureola de héroe y considerado por otros como un despiadado verdugo que dio inicio a una larga lista de intervenciones norteamericanas en Panamá".


Correoso. Arrabal ardiente (novela, 2012). Debo confesarles en primer orden, que tengoparticular agrado por las novelas biográficas, género literario de larguísima y fecunda trayectoria que envuelve un esfuerzo de investigación y creación indiscutible y, que permite que el conocimiento de personajes y hechos históricos se amplíen de la mano del autor de la novela, quien nos obsequia una fotografía imaginaria que permite comprender mejor quiénes somos y hacia dónde vamos. A este respecto, cabe mencionar como ejemplos típicos de este género, obras como el Fouche – Retrato de un político creación de Stefan Zweig, La Columna de Hierro deTaylor Caldwell y La Dramática vida de Rubén Darío escrita por Edelberto Torres.

En esta su tercera obra, Andrés Villa nos obsequia con una riqueza investigativa encomiable e imaginación sin límite, no solo el quehacer de Buenaventura Correoso, personaje histórico de relevancia histórica significativa, sino las circunstancias sociopolíticas que le tocó vivir, con una mirada crítica perspicaz que va develando diversos hechos que rodean el acontecer anterior a 1903.

Ahora bien, no podemos denominar la obra de Andrés Villa solamente como novela biográfica, ya que es mucho más que eso. En mi opinión personal, la obra sirve de escaño para realizar un verdadero ejercicio literario que nos coloca de manera casi palpable en el lugar de los acontecimientos. Es necesario hacer la precisión de que en materia histórica es preferible no construir el pasado desde una sola fuente pues en muchas ocasiones, lo efímero de todo lo que nos envuelve hace algunos acontecimientos pretéritos impermeables a cualquier percepción, y es allí donde entra la imaginación del novelista a develar con su oficio y argucias los intereses y circunstancias que se esconden bajo la bruma del período que escogió tratar el escritor Villa. Y esta virtud luce en la novela CORREOSO - ARRABAL ARDIENTE. A este respecto, me permito poner a su disposición el siguiente párrafo de la obra: “Correoso, estaba por tercera vez en el poder. A mediados del año de 1879 había sido nuevamente elegido como Presidente del Estado Federal de Panamá. Era un momento crucial en la historia del Istmo, adornado por las pugnas partidistas que llegaban exportadas desde Colombia.  Allá, desde los tiempos de Bolívar, los colombianos no lograban ponerse de acuerdo. Había unos que creían que las ideas liberales eran el futuro. Los abogados, los ingenieros y las ciencias eran los ejemplos a seguir.  Pero  otros seguían a la iglesia,  a los hacendados, a la tradición, a la familia, al patriarcado y veían a los liberales como el pecado, como la doctrina maldita.

Pero la historia de la humanidad entraba en una encrucijada en que la importancia de sitios como Panamá aumentaba. La presencia de los exploradores franceses traía nuevas esperanzas de que el Canal se construyera por Panamá.”    

En otro orden de ideas, estamos obligados a advertir que la novela engarza varios temas en el desarrollo de la misma. Así, su columna vertebral - sin menoscabar en absoluto la persona de Buenaventura Correoso - la constituye el romance de dos personajes que crean un simbolismo del perenne apetito de potencias extranjeras por hacerse de la privilegiada posición geográfica y fina cintura del istmo centroamericano. Y por otra parte, da testimonio del sojuzgamiento, discriminación social, marginalidad y pobreza característica de la época en que se desarrolla la obra.

La alegoría a que hemos hecho referencia guarda relación con Rosa (La joven mestiza, que Andrés Villa describe con lirismo como hermosa mujer de pelo negro y de angulosos pómulos, nariz  fina llena de gracia y labios gruesos y rojos, de parpados que enmarcaban almendradas cuencas) y del joven y ambicioso técnico francés llamado Renard).

Aunado a lo anterior, se nos describe un mundo tropical agreste y exuberante, lleno de múltiples acontecimientos y conspiraciones que rescata del olvido y engarza con maestría el novelista. Allí están conjuntados, para constituir por derecho propio otros temas paralelos: la oleada migratoria de que fue objeto el istmo panameño, la pormenorizada descripción del entorno que sirve de escenario a la novela rescatando viejas prácticas, sitios y poblados como Ahorcado Lagarto, Bohío Soldado, Frijoles y Matachín, entre tantos otros, así como además las Compañías que explotaban el fructífero comercio y tránsito de mercancías que pasaban por el Estado Federal del Istmo, y qué decir del testimonio sobre el nacimiento y crecimiento desenfrenado del arrabal alrededor de la iglesia de Santa Ana, sin olvidar por supuesto la competencia sin disimulo ni tregua entre Francia y Estados Unidos de Norteamérica por escoger el sitio y hacerse con el derecho de construir por el istmo un canal transoceánico, abundando en múltiples acontecimientos históricos que enriquecen la novela, como el incidente de la Tajada de Sandía, el tránsito del Ferrocarril de Panamá, la próspera situación comercial de Colón o Aspinwall, que contrastaba acremente con las desigualdades que aguijoneaban a los habitantes del sitio, y como si lo anterior no bastara, nos obsequia incluso con una enriquecedora descripción del Panamá de la época colonial. En fin, se trata de una verdadera revisión histórica que amerita nuestra más cuidadosa lectura, ya que denota una oportuna contribución del autor de ésta novela a la cultura nacional.  

Andrés Villa, igualmente hace gala del conocimiento que tiene del oficio de escribir al describirnos la danza de un Tamborito, las características del carnaval de aquella época o el incidente de la Tajada de Sandía. Cabe reiterar,  que todo lo anterior no opaca en la novela la figura de Buena ventura Correoso, que Andrés Villa salva del escueto trato que le brindan los libros escolares, para darle una más amplia presencia dado el trascendental momento que le tocó vivir a este Estadista, educador, caudillo natural del arrabal, valiente combatiente y además, liberal radical. Sus proezas y temperamento están bien descritos en este libro, que escudriña en los recodos de la historia para narrarnos la vida y logros de este caudillo que no escogió ser solo testigo sino además, actor decidido y arriesgado de los sucesos del tiempo que en le toco vivir.

No podemos soslayar que la multiplicidad de personajes de la obra obedece sin duda a la amplia revisión histórica en que nos sumerge el autor. En este sentido, dichos personajes se conjugan hábilmente para desarrollar una variada temática, y en  el decurrir de los temas encontramos diálogos de toda índole que dan un apropiado realce a la trama. La novela entrelaza diversas voces – se eslabonan así de manera coherente en la trama la primera, la segunda o tercera y no es extraña la voz omnisciente, todo ello dando a cada personaje la importancia requerida.  De lenguaje sencillo y carente de rebuscamientos (que ciertamente no necesita), esta novela nos descubre con asombrosa fluidez un mundo de situaciones para muchos panameños no solo desconocidas sino hasta insospechadas.

Con gran ingenio, Jean – Claude Carriére indica en la obra “Nadie acabará con los libros”, que “…,el libro ha servido no solo como depósito , como receptáculo, sino también como - gran angular – a partir del cual observarlo todo y contarlo todo, …”, visto con detenimiento, he aquí el merito de esta novela histórica CORREOSO - ARRABAL ARDIENTE que rescata no solo a un personaje, sino además constituye un gran lupa desde la cual se puede observar y analiza una época de gran importancia para nuestra nación, ya que la novela está inmersa en medio de la propia gestación de la nación y en las proximidades del nacimiento de la República. 

Declaro con franqueza absoluta, que hasta leer esta novela, no había reflexionado suficiente respecto a las difíciles situaciones existenciales en que debían encontrarse los actores que forjaban el nuevo destino del istmo en la época de Buenaventura Correoso, siendo que tenían sus voluntades afectadas por casi un siglo de unión a Colombia, con todo lo que esta carga multifacética implicaba.

Luego de todo lo expresado y para finalizar,  no nos queda sino recomendar con empeño la lectura de esta novela de 1,310 párrafos, 3,682 líneas y 47,763 palabras, que trata de un hijo legítimo del recuerdo que supo dejar su huella y se esforzó por lograr, desde sus circunstancias, un futuro para los istmeños, en tiempos en que aún estaba en pleno perfeccionamiento la identidad nacional de nuestro país.

Alberto O. Cabredo E.


Perdedores (novela, 2009). Su personalidad y forma de tratar a las personas han hecho que Andrés Villa sea muy apreciado en el ámbito que siempre se ha manejado: la fotografía.

Sin embargo, en el mundo de los escritores no es la excepción, y es que ha sabido abrirse paso en ese entorno tan competitivo, hoy lleva a sus lectores su más reciente propuesta, Perdedores, un compendio de cuentos, al que considera un verdadero desafío en su vida.

Villa ya había publicado una novela corta, La Nueve, en la que destaca el mundo de violencia que se vive entre pandillas, pero con su recopilación de cuentos maneja 37 historias, en las que las personas se sentirán parte de cada una de ellas. Y es que, en ocasiones, las personas se sentirán confundidas, otros, la mayoría de las veces se encontrarán consigo mismas.

Villa presentó su obra en una de las salas de la Biblioteca Nacional, y escritores como Héctor Collado y Alberto Cabredo hicieron críticas sobre su obra.

Según Collado: "Los cuentos de Villa expresan historias que transcurren desde la Historia (con mayúscula), a la anécdota, a una variante de leyenda, del chiste puro a la audacia creativa, del cuento cuentero, al cuento literario, como quien se reconoce en cada frontera y pasa la aduana del criterio sin mayores contratiempos".

Por su parte, Cabredo comentó: "La obra Perdedores no se divorcia de la crítica social, de la política, como son los títulos Mariluz, Ruperto, El Fuego, que, entre otros, luchan por no naufragar en un mar de infortunios".

Sobre el título de su obra, Villa señala que tiene un cordón que los une, sus personajes se ven derrotados por el tiempo que no se detiene, por los infortunios del destino y porque simplemente no tuvieron suerte.

Kenibeth Ríos P.


La nueve (novela, 2007). Podemos leer en la contra portada de la obra lo siguiente: "Una novela que muestra la violencia que desatan las pandillas juveniles en las calles de los barrios populares de cualquier ciudad de Latinoamérica.

El autor ubicó su trama en su ciudad natal Panamá, alrededor de una pistola nueve milímetros.

Todo escritor busca domar la fantasía y crear una historia original, pero muchas veces se ve superado por la realidad que aflora en las páginas escritas.

Aunque aquí todo es ficción y cualquier parecido con hechos o personajes reales son pura coincidencia".


Ver lista de escritores