A  B  D  E   G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V 









© Derechos Reservados
Departamento de Tecnología
Web y Multimedia
Dirección de Tecnología de la Información y Comunicaciones
Universidad Tecnológica de Panamá

Última Actualización:
- 2018
-



Javier Romero Hernández

FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO:
Nació en La Chorrera, Panamá, el 2 de septiembre de 1983.

TITULOS ACADÉMICOS:
Es músico y estudia Medicina en la Universidad de Panamá.

PREMIOS, BECAS U OTRAS DISTINCIONES NACIONALES O
INTERNACIONALES:

Con el poemario Delirio de la sangre, obtiene el premio "Demetrio Herrera Sevillano" 2002, organizado por la Dirección de Cultura, Vicerrectoría de Extensión, Universidad de Panamá. En el año 2004 obtuvo una Mención de Honor en el Concurso de Poesía Gustavo Batista Cedeño con la obra Poemas para encontrar a un ser humano.

Gana el Premio de Poesía Joven "Gustavo Batista Cedeño" 2009, del INAC, con su obra: "Lluvia inflamable".

LIBROS, CUADERNILLOS Y FOLLETOS PUBLICADOS:
Delirio de la sangre (Editorial Portobobelo, Panamá, 2003), Poemas para encontrar a un ser humano (INAC, Panamá, 2005), Meditación en un laberinto y otros extravíos (9 Signos Grupo Editorial, Panamá, 2006).

DESCRIPCIÓN TEMÁTICA DE ALGUNOS LIBROS:
Meditación en un laberinto y otros extravíos (poesía, 2006). Podemos leer en la contra portada de la obra lo siguiente: “…A sus 23 años, Romero Hernández nos ofrece ya una poesía madura, profunda, apuntalada por reflexiones de hondo contenido filosófico ancladas en la experiencia humana. Su manejo de la metáfora denota la riqueza de su vuelo imaginativo y de su caudal semántico. Así, Meditación en un laberinto y otros extravíos se nos presenta como una lúcida reflexión poética en la que el autor revela sus abundantes recursos líricos para indagar en la condición humana y expresar su posición frente al caos y el abismo. Sin duda se trata de uno de los más talentosos poetas jóvenes de las nuevas generaciones, de quien razonablemente habrá que esperar una trayectoria de renovados logros y aportes literarios aún más singulares”.


Poemas para encontrar a un ser humano (poesía,2005). Este poemario recibió Mención de Honor en el Concurso de Poesía “Gustavo Batista Cedeño” 2004 que auspicia en INAC. Esta obra consta de un poema corto y tres extensos: “Hombre”, “Palabras de un clon”, “Prehistórico” y “Elegía para una presencia lejana”.

 

 


Delirio de la sangre (poesía, 2003). La poeta Consuelo Tomás dice en el prólogo del libro lo siguiente: "Delirios de la sangre contiene exaltación amorosa, pero afortunadamente está lejos de los extremos trágicos y dolientes comunes en la poesía amorosa juvenil. Lejos del verbo fácil salido de lecturas superficiales de los poetas parnasianos. El libro está atravesado por el reconocimiento de que somos una realidad compleja que le teme a la muerte, vista desde la poesía como una "ausencia de verde y de sonidos". Sustentado sobre lecturas de poetas contemporáneos que bajaron el amor de su pedestal y lo pusieron en medio de los días y las cosas.

Reconoce la cotidianidad y la nombra. Como una necesidad de certidumbres, pero también como un atentado contra la pasión y la maravilla de imaginar.

La sangre, es la metáfora magnífica para definir la existencia de vida en el cuerpo, y la ausencia de ella. Nada más impresionante que un cadáver sobre un charco de sangre. Por eso los poetas la utilizan para dibujar la pasión, o la ausencia de ella. En este libro, la sangre es el color de la pasión, y la pasión es la vida misma. Sin pasión, no hay vida, no hay literatura, no hay nada. Apenas sombras, o imitaciones de sombras.

Una no deja de sorprenderse cuando encuentra a un joven (obligado a serio) que entrega un libro mesurado, atendido, equilibrado en su forma y su contenido. De lejos se ve que hubo amor y disciplina por construirlo. y uno agradece que Javier Romero haya encontrado la puerta de atrás, la de la poesía, y haya decidido entrar y correr todos los riesgos. Como estudiante de medicina, ya debe saber cómo es un cuerpo humano por dentro. Como poeta, apenas comienza a descubrir cómo es ese otro cuerpo intangible, el que lo mueve todo, el que hace posible que seamos lo que somos. El sitio inequívoco de la pasión".